Reptile-640x333

¿Cómo manipular los reptiles?

Reptile-640x333Los reptiles son ante todo animales salvajes que no se acostumbran a la vida en cautividad. Durante su transporte y su limpieza, quizás debas cogerle y necesitas hacerlo con cuidado.

No asustes nunca a tu reptil, no sabemos nunca cómo va a reaccionar pero habitualmente responden atacando. Cuando no están asustados, los reptiles son más manejables. Siempre que sea con cariño y en un sitio tranquilo y en silencio, no tengas miedo, no va a hacerte daño ni a ti ni a tu mascota.

La iguana verde

Las garras y los dientes de la iguana son armas que utiliza para defenderse. También puede usar su cola como látigo… nunca cojas tu iguana por la cola, puede romperse.

Las iguanas jóvenes son dinámicas, tienes que estar más atento.  Si tienes que manipular a tu iguana turbulenta, colócala encima de la mesa poniendo tu dedo índice y corazón alrededor de su cuello y el pulgar y el meñique delante de sus patas delanteras. Con la otra mano, apóyate suavemente en la parte baja de su espalda, así mantendrás a tu iguana en la mesa tranquilita.

Para manipular una iguana más mayor, una de tus manos sujetará el cuello y los miembros inferiores y la otra mano sujetará los miembros posteriores y la cola.

El camaleón

Es un animal tranquilo, no le estreses mucho y manipúlale con mucho cuidado.

Ofrécele tu mano mientras la colocas debajo de su barriga hasta que se enganche y, con la otra mano, agárrale delicadamente la cola.

También puedes enrollar una mano alrededor de su cuerpo y mantener su cabeza entre tu pulgar y tu dedo índice.

No tires de sus patas, podrías provocarle graves traumatismos articulares.

Las tortugas

Las tortugas terrestres son más dóciles que las tortugas de Florida. Puedes cogerla sin miedo de ambos lados del caparazón, con las dos manos.

Las tortugas exóticas también se manipulan sin muchos problemas. Cuidado con las tortugas acuáticas, son muy vivas y pueden hacerte daño con su pico.

Las tortugas más grandes deben de ser manipuladas con guantes gruesos. Sujeta a tu tortuga desde la base de su cola con la ayuda de un trapo para que no resbale por culpa de las escamas.

Un reptil no se educa como un perro… puede acostumbrarse a nuestra presencia y a las manipulaciones pero siempre será una mascota independiente, igual que algunos pájaros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *