untitled

¿Cómo estimular la mente de mi perro?

untitledLos perros, como los humanos, pueden sentir monotonía si realizan siempre los mismos ejercicios. Acaban perdiendo el interés. Como buenos dueños, debemos encontrar nuevos estímulos, nuevas metas para que nuestro perrito ejercite su mente.

Trabajar trucos nuevos

Cada vez que realizamos una sesión de entrenamiento con nuestro perro, estimulamos su mente. Para evitar la monotonía y el aburrimiento, podemos buscar nuevas metas para nuestro perrito enseñándole trucos nuevos.

Juegos interactivos o juguetes para nuestro perro

Podemos hacernos con una tabla de juegos caninos o un puzzle para estimular a nuestro amigo. Podemos introducir juegos de memoria canina o dominó canino, muy adecuados para estimular la mente de nuestro perro. Podemos usar juguetes como los mordedores, en los que podemos introducir chuches. Son muy útiles para la educación de nuestro perrito y una forma divertida de recibir su premio.

Salimos a hacer los recados

Un paseo hasta la oficina de correos, una parada en casa de un amigo, ir a lavar el coche… son situaciones en las que nuestro perro podrá sentir y encontrar muchos estímulos nuevos.

Dale una misión / trabajo que cumplir

Los perros han sito educados para cumplir tareas como cazar. Cuando no pueden cumplir con sus misiones, pueden agitarse y convertirse en perros nerviosos. Juega con tu perro al frisbee, introdúcelo en el agility, llévale a hacer largos paseos, a nadar… intenta encontrar una misión adecuada a la raza de tu perro o a su capacidad.

Acostumbra a tu perro a las caras nuevas

Cada vez que nuestro perro conoce a perros nuevos, se enfrenta a olores nuevos, sonidos nuevos, movimientos nuevos, etc. Un paseo por el parque le dará la oportunidad a nuestro amigo de experimentar estas sensaciones nuevas tan estimulantes para sus sentidos.

Mezclamos juguetes nuevos con los viejos

No nos apetece jugar todos los días con lo mismo… a nuestro perro tampoco. Para vencer el aburrimiento, le dejaremos jugar con un juguete 4 días y se lo cambiaremos por otro nuevo o, si notamos que el perro se cansa antes de un juguete, lo cambiamos antes. Con los cambios, aseguramos un mejor estímulo para nuestro perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *