Mi perro tiene garrapatas

¡Mi perro tiene garrapatas!

En primavera y verano es una estampa frecuente: salimos a pasear con nuestro perro por el campo o el parque y al volver a casa ¡está infestado de garrapatas! ¿Qué podemos hacer para prevenir y eliminar este desagradable parásito?

Las garrapatas

Las garrapatas suelen encontrarse en la hierba alta o en los arbustos, a la espera de que un posible huésped pase por allí. A diferencia de lo que suele pensarse, las garrapatas no saltan, sino que necesitan que haya contacto para poder llegar al cuerpo de su víctima.

Una vez que la garrapata está en el animal, se engancha muy firmemente, perfora la piel y succiona sangre. Cuando se llena, simplemente se suelta, pero pueden pasar varios días. La mayoría de las picaduras de garrapata no transmiten infecciones, pero pueden hacerlo y algunas son muy graves.

Mi perro tiene garrapatas

Foto de Donnieray en Flickr

Cómo quitar una garrapata

Cuando vayamos a quitar una garrapata, debemos evitar los métodos tradicionales: aplicar alcohol, aceite o vaselina no es muy recomendable, porque la garrapata nota que se asfixia y acelera la extracción de sangre. Mucho menos debemos quemarla, cortarla o tirar con los dedos, porque aumentamos el riesgo de infecciones.

El mejor método es usar unas pinzas curvadas. Debemos sujetar con las pinzas lo más cerca de la piel del huésped, sin aplastar la garrapata, y tirar suavemente, girando en el sentido contrario a las agujas del reloj, ya que la garrapata se engancha justamente realizando el movimiento opuesto.

Este proceso lleva poco tiempo, podemos tardar un minuto o dos en conseguir soltar al parásito. La mejor manera de hacerlo es ayudándonos con unas pinzas especiales para extraer garrapatas.

Lo mejor contra las garrapatas: la prevención

Si queremos evitar que las garrapatas se adhieran a la piel de nuestra mascota, existen infinidad de productos repelentes, como sprays o pipetas, que se aplican en el pelaje del animal. Especialmente cómodos y efectivos son los collares repelentes, que además de a las garrapatas, también mantienen a las pulgas alejadas. Una vez puesto el collar, nuestro perro estará protegido durante meses de estos visitantes indeseados. ¡Adiós garrapatas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *