¿Podemos contagiarnos de RABIA en España?

Si, podemos. Aunque la rabia se erradicó en los años 70, y solo se había dado algún caso esporádico en Ceuta y Melilla, en 2013 varios niños fueron mordidos por un perro rabioso. En Toledo. Toledo, España.

La rabia es una enfermedad vírica contagiosa trasmitida por la saliva de un animal infectado y que puede afectar a cualquier mamífero, incluido el ser humano, hasta provocarle la muerte. Tras la exposición, principalemente a través de una herida por mordedura, el período de incubación puede ser de días hasta varios meses, pero una vez que comienzan los síntomas el porcentaje de supervivencia en personas es muy reducido. En EEUU se descubrió un tratamiento en 2004 a raíz del caso de una adolescente diagnosticada con rabia, basado en una combinación de fármacos que producen un coma inducido. Mediante esta parada médica de la actividad cerebral se permite al cerebro soportar las disfunciones nerviosas y la fiebre derivadas del virus hasta que el propio organismo es capaz de sobreponerse. Se le denomina el protocolo de Milwalkee.

La rabia en el mundobuitre

La mayoría de las muertes por rabia se producen en Asia y África, siendo India el país del mundo con mayor número de casos, provocados sobretodo por mordeduras de perros callejeros, cuya población ha crecido tras el decline del número de buitres a finales de los años noventa. Al desaparecer los buitres se produjo el aumento de las poblaciones de ratas y perros salvajes que se alimentaban de la carroña, y con ellos se extendieron entre los humanos enfermedades como la rabia, el antrax y la peste negra. La denominada “crisis de los buitres”, provocada por un medicamento anti-inflamatorio usado en el ganado bovino para el tratamiento de la artritis, ha provocado la mayor crisis higio-sanitaria del subcontinente indio, y probablemente del mundo. Solo los casos de rabia derivados de la desaparición de los buitres causan cada año 30.000 muertes en la India, siendo el 70% niños.

Se sabe que la desaparición de los buitres por razones de intoxicación con diclofenato se está extendiendo a África y otros lugares. Solo en España los buitres evitan que lancemos a la atmósfera 200.000 toneladas de gases con efecto invernadero cada año. ¿Que pasará si desaparecen?

En el continente americano, la principal causa de transmisión de rabia a la población humana es a través de los murciélagos hematófagos, presentes únicamente en este continente. Pero al mismo tiempo, estos pequeños mamíferos voladores ejercen un papel primordial en el mantenimiento de los ecosistemas, y a día de hoy todavía están en estudio las importantes aportaciones de los murciélagos al hábitat e incluso a la medicina y al biotecnología. Por ejemplo, el Desmodus rotundus, un murciélago hematófago muy atacado por el hombre debido a su papel en la transmisión de la rabia en EEUU, produce una enzima que se está investigando como un tratamiento eficaz para los derrames cerebrales. Por ello, se hace evidente por un lado la importancia de llevar a cabo un control de la rabia en estos animales para evitar su transmisión a los animales domésticos y los humanos, pero respetando al mismo tiempo sus poblaciones.

La rabia en Europa

Aunque con la disminución de las poblaciones de lobos durante los inicios dposter cuarentenael siglo pasado Europa vivió varios años “libre de rabia”, que la rabia no había desaparecido totalmente quedó claro cuando Rusia introdujo el perro-mapache o tanuqui para la industria peletera. Este animal, de la familia de los caninos, es originario de Japón y China y ejemplares escapados de las granjas de pieles consiguieron naturalizarse y se han extendido por todo el Este europeo, actuando hoy día como la principal causa de transmisión de rabia en este continente. Actualmente se sabe que el perro-mapache ha conseguido llegar hasta Francia y Suiza. Tremendamente voraz, este pequeño cánido es considerado una especie invasora con gran riesgo para el ecosistema y para la salud pública.

La rabia en España

Con el caso mencionado al principio de este artículo, España pierde el certificado de “pais libre de rabia”.

Se sabe que la propietaria de la perra infectada de rabia en Toledo había vacunado al animal solo días antes de desplazarse a Marruecos, donde con toda probabilidad se produjo la exposición y el contagio. Se incumplió el protocolo de prevención tanto a la ida como a la vuelta, donde no se respetó el plazo para la introducción del animal desde un país con presencia de rabia como es Marruecos y que prácticamente carece de vacunación antirrábica.

Durante años en España se han llevado a cabo vacunaciones anuales de todos los perros, que nos ha permitido estar libres de la terrible enfermedad durante décadas. Pero cada vez resultaba más difícil para los veterinarios convencer a los propietarios de la utilidad de una vacuna para prevenir una enfermedad con posos de postguerra o de apocalipsis zombie. Todo el mundo es consciente de la importancia de la vacuna para prevenir el moquillo o la parvo, pero la rabia… ¡perVacuna en perroo si no hay rabia en España! Pues bien, ya no estamos libres de riesgo. Aunque en nuestro país las vacunaciones sigan siendo masivas, y la población de perros callejeros casi controlada, tenemos dos vecinos, Francia y Marruecos, con casos conocidos de rabia. Y la globalización. La bendita globalización que tantas cosas buenas ha traído, también es la causa de que con el movimiento de personas, animales y mercancías como nunca se ha conocido en la historia de la humanidad, se arrastren también los problemas por todo el mapa. Ahora más que nunca la vacunación es importante.

Las Autoridades Sanitarias advierten que el contagio de la rabia a un ser humano en España es tremendamente raro, pero así con todo ha quedado en la población la sensación de un mito roto, de que algo que suponíamos lejano de repente nos está llamando a la puerta.

Si te ha gustado, nos haría mucha ilusión que lo compartieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *