¿Cómo es el Mau Egipcio?

mau-egipcioEl gato Mau Egipcio posee manchas negras en su pelaje sobre un fondo claro; suelen ser manchas redondas y distribuidas de manera uniforme. En sus patas y en su cola podemos apreciar bandas de color un poco mas oscuras.

Es un gato fascinante y elegante.

Un gato ideal

El Mau Egipcio es elegante y misterioso, sería el modelo perfecto para retratarlo en una estatua.

Tiene el cuerpo musculado, es de talla media y su pelo es muy bonito y suave.

Carácter

Como todos los gatos, el Mau Egipcio es muy independiente.

Es inteligente y tímido pero sociabiliza muy bien con los demás gatos. Es dominante pero no agresivo.

Suele ser cariñoso con todo el mundo. Es un poco “cotilla”: un ruido u olor en la cocina le atrae e irá a ver qué ocurre en seguida.

Con su dueño es muy fiel y establece con él una relación basada en la confianza y el cariño, casi exclusivo.

A la hora de comer… “combatirá” contra cualquiera para comer él más.

Sonido de su voz

El Mau Egipcio se hace oír solamente cuando quiere algo en concreto.

Buena memoria

Se acuerda siempre de dónde esconde sus juguetes y le encantará traérselo a su dueño para que se lo vuelva a lanzar. Es un buen compañero de juego.

Saltos

Puede saltar hasta dos metros de altura, gracias a sus patas traseras: ligeramente más largas que las delanteras, le ayudan a ser un buen saltador.

Es un gato independiente e inteligente pero es muy cariñoso y posesivo con sus juguetes y con sus dueños, a la vez que fiel con ellos.

Deja un comentario

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@theyellowpet.blog. Más info en nuestra Política de Privacidad

  Acepto la Política de Privacidad