Archivo de la categoría: PERROS EXTRAORDINARIOS

www.theyellowpet.es

Susie, la pitbull que cambió la ley

Susie es una preciosa perra mezcla de pit bull con una increíble historia que contar. Gracias a ella, y a la organización que lleva su nombre, Susie’s Hope, en el año 2010 se endureció la ley sobre crueldad animal en el estado de Carolina del Norte, donde hasta entonces prácticamente no existía ninguna pena para este tipo de delitos. Sigue leyendo

Perros de asistencia

Perros de asistencia: los héroes silenciosos

Se entiende por perros de asistencia aquellos adiestrados para ayudar a personas con algún tipo de minusvalía o problema de salud. Pueden servir a personas ciegas o con visibilidad reducida, personas con problemas de oído, minusválidos con movilidad reducida, autistas, enfermos psiquiátricos, incluso acompañar a algunas personas para detectar de forma temprana los ataques epilépticos o la hipoglucemia… Sigue leyendo

link_and_link_wolf_by_shorty_antics_27-d1a0wdv

Los perros en los videojuegos

Para todos aquellos aficionados a los videojuegos, este post es un homenaje a los caninos que acompañan a muchos de los más famosos personajes digitales. Desde 1985, cuando Nintendo sacó su primera consola, los videojuegos han participado en la modulación de la personalidad de millones de jóvenes y ya no tan jóvenes por todo el planeta. Existiendo ya pues una generación que ha crecido y se ha formado acompañada de videojuegos, los personajes virtuales que les han acompañado a través de todos estos años forman parte ya de su memoria colectiva. Sigue leyendo

images

Perros Extraordinarios IV: Barri, el ángel cálido

imagesA 2.473 m de altura, en Suiza, se encuentra el paso del Monte de Júpiter, un angosto cañón que fue en su día una importante vía de comunicación en Europa. Allí fue donde un monje, llamado entonces sencillamente Bernardo, construyó un hospicio para auxiliar a los viajeros que frecuentemente sufrían percances intentando hacer la travesía. El hospicio ayudó, a lo largo de los siglos, a cientos de personas, y se convirtió en lugar de peregrinaje, hasta el punto de que se cambió el nombre del paso por el de San Bernardo.

Nuestro protagonista nació en 1800 y desde muy joven demostró unas dotes extraordinarias para detectar cuándo había un viajero en apuros. Pero fue en 1805 cuando llevó a cabo el más célebre de sus rescates: haciendo su inspección diaria de la montaña con los otros perros y los monjes del hospicio, el grupo se salva por los pelos de un inmenso alud que cae justo delante de ellos. En el momento en que la nieve bajaba con mayor estruendo, Barri se adentró en el alud. De nada sirvieron las llamadas de los monjes. Barri desapareció tras la nieve.

Trascurrido un tiempo, y creyendo que Barri estaba desaparecido bajo toneladas de nieve, los monjes, apesadumbrados, deciden regresar al hospicio. En medio de la noche, cuando todo el mundo duerme y el silencio es denso en la montaña, alguien oye unos quejidos tras la inmensa puerta de entrada. Era Barri. Quieto e inmóvil, Barri sólo mira a los monjes sin moverse. Extrañados, éstos se acercan y entonces se dan cuenta que el perro lleva algo atado alrededor. El perro traía un bebé, que posiblemente había sobrevivido a las crudas temperaturas gracias al calor del animal. Se supo después que una mujer se había adentrado en las montañas sin hacer caso de las advertencias del mal tiempo. Ella no sobrevivió y probablemente murió en el alud, pero antes había conseguido atar a su bebé al perro grande y lanudo que había acudido a socorrerla.

Barri realizó a lo largo de los años numerosos salvamentos, incluido el de otro niño.

Cuando finalmente el tiempo le alcanzó y ya era demasiado viejo para vivir en la dura montaña, los monjes lo llevaron a Berna, donde finalmente murió en 1814. Su cuerpo fue donado al Museo de Historia Natural de Berna, donde fue embalsamado. Hoy, casi 200 años después, dicho museo es objeto de numerosas visitas en busca del mito de Barri.

Hoy día el hospicio de San Bernardo todavía está abierto y es objeto de peregrinación en Suiza. Ya no realizan rescates en casos de avalanchas, porque los helicópteros les has sustituido, pero todavía les visitan viajeros y peregrinos. Y la esencia de Barri sigue viva en las montañas que fueron escenario de su increíble valor.

perros-terapia

Perros extraordinarios III: Perros de terapia

perros-terapiaSe atribuye a Elaine Smith, enfermera, la observación del efecto positivo que tenía en los pacientes del hospital las visitas que realizaba el párroco acompañado por su Golden Retriever. En 1976 comienza un programa para el entrenamiento de perros con el objetivo de visitar instituciones donde hubiera personas con necesidades de afecto no exigente como el ofrecido por un perro. Pronto se extendió el concepto y actualmente existen un montón de organizaciones sin ánimo de lucro que ofrecen el confort y la paz que transmite un perro.

Se han llevado a cabo estudios que demuestran que los perros mejoran el estado emotivo de las personas. La teoría de la “biofilia” explica que este fenómeno puede derivar de que la superviviencia de nuestros ancestros venía muchas veces dada por el estado de alerta que manifestaran los animales semi-domésticos que les rodeaban, habiendo llegado hasta nuestros días, a un nivel subconciente, el mensaje de que un perro tranquilo y sosegado es sinónimo de que no hay peligro y se está a salvo, mejorando el estado general.

El entrenamiento de un perro de terapia difiere del necesario para un perro de asistencia de personas con discapacidad. El objetivo del perro de terapia es ofrecer consuelo y compañía, y para ello debe adaptarse a los cambios de manera rápida, permanecer tranquilo en situaciones estresantes y ser de temperamento equilibrado, no asustadizo y tolerante con extraños.

Algunos de los grupos de personas con necesidades especiales que podrían beneficierse de la terapia con perros son:

  • Centros de larga rehabilitación, enfermedades terminales, VIH y otros enfermos crónicos.
  • Niños con necesidades educativas especiales.
  • Centros de acogida de menores.
  • Programas para mujeres maltratadas.
  • Residencias de ancianos.

En concreto, se han observado resultados espectaculares en el caso de niños con síndrome autista.

hachiko

Perros extraordinarios II: Hachiko y su espera

hachikoHachiko fue un perro de raza Akita famoso por regresar cada día durante 9 años a buscar a su amo a la estación después de que éste falleciera.

Hachiko fue adoptado en 1924 por Eisaburo Ueno, profesor de la Universidad de Tokio. Lo llamó Hachiko porque sus patas parecían el número ocho en japonés, que es Hachi y se representa como un paréntesis abierto )(. Vivían en Akita, a las afueras de Tokio, y cada día el profesor cogía el tren hasta su trabajo y Hachiko le acompañaba a la estación, y luego le esperaba hasta su regreso por la tarde. Pronto esta rutina se hizo conocida por los comerciantes y gentes de la zona, que cogieron cariño a Hachiko.

Pero el día 21 de Mayo de 1925 el profesor no regresó. Había sufrido una hemorragia cerebral que le provocó la muerte mientras impartía su clase. Y Hachiko se quedó en la estación, esperando. Varias personas, sabedoras de la rutina del profesor y su perro, intentaron llevar a Hachiko a su casa pero no pudieron. Hachiko no quería moverse del sitio donde cada día esperaba el retorno de su amo.

Primero fueron días, que luego se volvieron semanas, meses y finalmente años. Hasta que Hachiko murió, el 8 de Marzo de 1935, acudió cada día a la estación a esperar al profesor. Cada día durante 9 años. Fue la gente de la zona la que hizo eco de la increíble historia de Hachiko, hasta el punto de que se erigió una estatua en honor a su fidelidad y lealtad en la estación de tren justo en el mismo sitio donde cada día había esperado al profesor.

balto

Perros extraordinarios I: Balto, algo más que una historia de Disney

baltoAlaska, principios de 1925. Una epidemia de difteria, enfermedad mortal que afecta sobre todo a niños pequeños, asola la pequeña localidad de Nome, donde la población es principalmente de Inuits.  Se necesita con urgencia suero antitoxina, cuyo suministro más cercano está en la ciudad de Anchorage, a más de 1.609 km. El invierno de Alaska es inclemente y las condiciones climatológicas no permitían el transporte por mar o aire. Se decide entonces llevar el suero por ferrocarril hasta Nenana y después en trineos arrastrados por perros los últimos 1.000 km. Participaron 20 mushers y más de 100 perros, entre ellos Balto. Consiguieron la gran proeza de recorrer 1.085 km durante el invierno más duro recordado en Alaska en los últimos 10 años, con temperaturas por debajo de los 50ºC bajo cero y apenas 3 horas de luz al día, llevando el suero a Nome en el increíble tiempo de 127 horas.

La prensa se hizo eco de la historia y pronto toda la nación vitoreó la increíble historia de los mushers y sus perros, haciendo de Balto un héroe nacional. Un año más tarde se erigió en Central Park de Nueva York una estatua de Balto con la inscripción: “Resistencia, Fidelidad, Inteligencia”.