fuente de la foto:"Garde vétérinaire"

Cómo sé que mi gato se ha hecho mayor

 

fuente de la foto:"Garde vétérinaire"

fuente de la foto:”Garde vétérinaire”

Cuando nuestro gato está a punto de cumplir 10 años, ya se considera senior. Pueden aparecer cambios en su comportamiento, trastornos que debemos vigilar y conviene tomar algunas precauciones para proteger a nuestro minino. Exponemos a continuación algunos consejos para cuidar de los gatos senior.

Su comportamiento

No es raro que el comportamiento de nuestro gato se vea modificado con la edad. A menudo reclaman más comida, son menos activos, ya no son tan limpios, se niegan a salir, son activos durante la noche y duermen todo el día… Si observamos estos cambios en nuestro gato, es conveniente hablarlo con nuestro veterinario. Así después de ser auscultado, podremos saber si estos cambios en nuestro gato son debido a la edad o no.  Los trastornos de la edad de los gatos, igual que en los humanos, se deben a trastornos relacionados con el riego sanguíneo del cerebro.

La salud

La insuficiencia renal es una de las principales causas de muerte en los gatos. ¿Cómo detecto esta enfermedad en mi gato? Los gatos con insuficiencia renal suelen beber mucho más de lo habitual, orinan en mayor cantidad, pueden tener vómitos, adelgazamiento…  Para frenar la insuficiencia renal, es importante que nuestro veterinario le recete a nuestro gato una dieta adecuada. Si no se detiene, los daños serán irreversibles.  Cuando un gato envejece, sus órganos también lo hacen y pueden sufrir patologías  que, detectadas a tiempo, pueden tener arreglo.

La obesidad

La obesidad favorece la aparición de otras enfermedades. Debemos cuidar muchísimo el peso de nuestro gato senior porque la obesidad podría conllevar problemas como diabetes, artrosis, insuficiencia cardíaca, etc… para evitar el sobrepeso, cuidaremos la alimentación de nuestro gato con nutrientes adecuados.

En general, debemos llevar nuestro gato senior al veterinario al menos una vez al año para asegurarnos de que nuestro minino no esté enfermo y, si lo está, poder curarle y cuidarle a tiempo.

En el mundo felino, como en el mundo humano, hay que cuidar a los mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *