colonias de gatos

Gato feral y callejero

Lamentablemente todos hemos visto gatos callejeros. Gatos nacidos en las calles de otros abandonados o perdidos, totalmente ajenos al contacto humano y asilvestrados. Estos animales han perdido la pequeña domesticación que tienen los gatos domésticos, y aunque viven alrededor del ser humano por razones de alimento o abrigo, no interaccionan con las personas y se mantienen vigilantes y recelosos ante cualquier acercamiento por nuestra parte.

En muchos lugares del mundo los gatos callejeros o ferales se han convertido en un problema. Su gran capacidad reproductiva hace que las colonias, o grupos de gatos ferales que viven juntos, aumenten su número de individuos de manera exponencial, pudiendo llegar a ser un problema de salud pública teniendo en cuenta las condiciones higiosanitarias en que viven estos animales.

gato feral callejero

La definición de gato feral, o gato asilvestrado, no está muy clara. Según un artículo publicado en Journal of Feline Medicine and Surgery en 2013, para los veterinarios un gato feral difiere de un gato doméstico en los niveles de socialización hacia los humanos y su dependencia de ellos. Un gato feral nunca será totalmente domesticado, nunca se covertirá en una mascota ronroneante que se siente en el regazo y acuda obediente a su comedero automático. A diferencia de esos gatos ferales, los gatos callejeros son animales que en algún momento de sus vidas han convivido con seres humanos, y aunque vivan en las calles y se muestren asilvestrados, pueden llegar a ser domesticados de nuevo y vivir en cautividad.

Diferencia gato feral y callejero

Para ser capaces de diferenciar un gato feral de uno callejero, debemos atender al término “sociabilización”. Los gatitos deben interactuar con los seres humanos en edades muy tempranas, hasta un máximo de 8 semanas de edad, si se quiere obtener un comportamiento doméstico. A partir de esa edad, o hasta 4 meses dependiendo de la fuente, las posibilidades de domesticar a los gatitos van disminuyendo, y muchos de ellos serán siempre animales recelosos de las personas.

Un gato feral es aquel que nace de otro gato feral y permanece ajeno al contacto humano durante todo su desarrollo hasta alcanzar la edad adulta. Aunque existen diferencias individuales entre gatos repecto de su miedo al ser humano, un gato feral se mostrará siempre desconfiado, temeroso e incluso puede llegar a atacar cuando se le acorrala.

gatos callejeros riesgos

Los gatos callejeros proceden de mascotas que por alguna u otra razón han perdido el contacto con las personas, pero que en algún momento de su vida han estado emocionalmente vinculadas a un hogar. Eran animales caseros, acostumbrados a la convivencia con personas y al juego en castillos para gatos. Pero bien porque se pierden, o bien porque son abandonados a su suerte, estos animales terminan asilvestrándose como una adaptación a la supervivencia en las calles. Estos animales pueden volver a ser domesticados y recuperar, con mayor o menor trabajo, su capacidad para convivir con el hombre.

Es muy difícil, simplemente observando a un gato en la calle, saber si es feral o callejero. Esta distinción puede ser importante para determinar su futuro cuando es capturado por el servicio de recogida de animales que muchos municipios  ponen en marcha. Mientras un gato feral no puede ser adoptado, en este caso la única solución para controlar el número de individuos es la captura-esterilización. Con el uso de trampas, estos animales son atrapados, esterilizados y retornados a su ambiente en el menor tiempo posible para evitarles estrés innecesario. Los gatos callejeros, sin embargo, serán esterilizados igualmente, pero en este caso pueden ser puestos en adopción.

gato feral callejero

Colonias de gatos

Los gatos ferales suelen vivir en grupos más o menos numerosos llamados colonias, normalmente localizadas cerca de una fuente de alimento.

Aunque se han hecho varios estudios al respecto, todavía no está claro si existe, y en ese caso en qué grado, algún tipo de jerarquía social. Algunos estudios incluso sugieren la existencia de complejas jerarquías relativas, según las cuales la posición social de los individuos va cambiando según su situación geográfica o la hora del día.

Aunque la mayor parte de los gatos ferales machos preferirá vivir en soledad, las hembras tienden a formar pequeños grupos matriarcales de hembras y sus gatitos, donde las labores de vigilancia e incluso amamantamiento se comparten entre varias reproductoras.

Riesgo para la salud de las colonias de gatos

Los gatos ferales se encuentran más expuestos a enfermedades que los gatos domésticos. Ésto incluye rabia, toxoplasmosis, virus de la inmunodeficiencia felina, virus de la leucemia felina y otras.

En un estudio realizado en Florida (EEUU) se ha visto que la enfermedad felina de mayor importancia por su riesgo para los seres humanos en las colonias de gatos ferales es la infección por Bartonella henselae, responsable de la enfermedad del arañazo del gato.

Un riesgo claro de la transmisión de enfermedades a los humanos de las colonias de gatos ferales es la rabia.

Control de las colonias de gatos ferales

La mayoría de las ciudades presenta un problema mayor o menor de colonias de gatos. Muchos vecinos se quejan de los olores, del riesgo para la salud y de la molestia que suponen las gatas hembras en época de celo.gatos ferales

Existe una gran controversia alrededor del tipo de control, si es que alguno, que se debería implementar alrededor de las colonias de gatos ferales. En algunos lugares como Australia o la isla de Hawaii los gatos ferales son un problema mayúsculo para el equilibrio del ecosistema, pues aunque estén bien alimentados, los gatos siguen cazando, y matando. En otros, el crecimiento exponencial de las colonias llega a convertirse en un problema higiosanitario para las personas, sobre todo por la alarma social creada alrededor de la rabia.

Al final, los métodos de control de las colonias se reducen a dos: atrapar-matar y atrapar-esterilizar-soltar. Ambos métodos cuentan con defensores y detractores, según el punto de vista.

Otros artículos que te pueden interesar:

Deja un comentario

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@theyellowpet.blog. Más info en nuestra Política de Privacidad

  Acepto la Política de Privacidad